Eliminar tatuajes con láser: ¿realmente es efectiva esta técnica?

Los tatuajes, ya lo sabemos, son permanentes. Pero, afortunadamente, ya no hay nada que sea “para toda la vida”. Si te has cansado del tuyo, te arrepientes o, simplemente, ya no quieres lucirlo, dispones de un láser, moderno y actualizado, que puede eliminar tatuajes con láser en unas cuantas sesiones.

Atrás quedan los métodos agresivos que se usaban hacen años y que siempre dejaban huellas en la piel. La tecnología pone a tu disposición un láser de luz ultrapulsada a la que no resiste prácticamente ningún tattoo.

eliminar tatuajes con láser.

Tienes derecho a cambiar de opinión y eliminar tatuajes con láser.

Los motivos por los que las personas deciden borrarse uno o varios tatuajes son bien diversos: desde una ruptura sentimental, hasta su progreso en el ámbito laboral. Por ejemplo, para entrar en las Fuerzas y Cuerpos del Estado o en el Ejército, se prohíbe llevar tatuajes visibles.

Los casos sentimentales o emocionales también suelen estar detrás de una decisión de este tipo. Borrar el nombre de un ex, un tatuaje en forma de promeso o un recuerdo plasmado a tinta sobre la piel es una fase más que habitual, cuando una pareja se separa. ¿Quién no recuerda la decisión de Melanie Grifith de borrarse el nombre Antonio de su brazo, tras separarse de Banderas?

No obstante, hay que asegurarse de que nos ponemos en buenas manos a la hora de hacerlo. No todos los equipos láser son igual de seguros y efectivos. De hecho, se han dado casos de quemaduras o cicatrices cuando el láser utilizado no es el adecuado o se ha sabido usar bien. Nunca recurras a nadie que no te dé todas las garantías al respecto. Y, si puedes tener referencias, mejor que mejor.

¿Cómo es el proceso para eliminar tatuajes con láser?

Se necesitan entre 6 y 8 sesiones para borrar un tatuaje completamente. Y el periodo que debe pasar entre una y otra sesión debe ser, como mínimo, de un mes. Cuando se realiza el tatuaje, la tinta se deposita en la piel en forma de pequeñas cápsulas. El objetivo del láser es ir deshaciéndolas para eliminar poco a poco el tattoo a través del sudor o la orina.

Los tatuajes realizados con tinta negra, en tonos grises o con color azul son más sencillos de eliminar. Por el contrario, los que llevan tinta amarilla, roja o verde son los que más cuestan y habrá que adaptar a ella la longitud de onda del láser. Y, en lo que respecta a las zonas del cuerpo, será mucho más fácil eliminarlos en las áreas poco huesudas y que presenten superficies planas.

La primera se dedicará a probar el aparato sobre la piel del cliente, a baja potencia. De esta forma, el experto podrá comprobar cómo afecta tanto a la piel como al tatuaje que va a ser borrado. Luego la intensidad del láser se irá aumentando paulatinamente, conforme el diseño vaya desapareciendo.

Todas las personas que estén presentes durante el proceso deberán usar unas gafas especiales para proteger sus ojos de la luz del láser. En algunos estudios aplican, antes de finalizar, unos minutos de fototerapia: una luz artificial con poderes antinflamatorios que se proyecta sobre la zona afectada. De esta forma, se da un impulso extra a la cicatrización y se previenen infecciones.

La curación después de eliminar tatuajes con láser.

Después de cada sesión, lo habitual es cubrir la zona tratada con alguna pomada cicatrizante y papel transparente. Hay que tener en cuenta que la piel quedará enrojecida o, incluso, pueden aparecer pequeñas heridas. El borrado de tatuajes con láser también es doloroso ya que provoca pequeños pinchazos agravados por la sensación de calor.

Después de cada sesión, conviene seguir a rajatabla los consejos del experto:

  • Evitar infecciones.
  • Evitar el contacto con animales.
  • No tomar el sol.
  • Proteger la zona de golpes y rozaduras.
  • Beber mucho líquido para eliminar la tinta del organismo.

Para que el proceso se desarrolle bien, es importante que el paciente esté dispuesto a colaborar y que sea cuidadoso en su recuperación. En función del tatuaje y del tipo de tinta empleado, el borrado del tatuaje con láser puede durar hasta un año. Y, desde luego, si queremos realizarnos otro en la misma zona, deberemos dejar pasar varios meses antes de hacerlo.
Descubre esta historia impactante de “Quitar tatuaje con laser para olvidar un oscuro pasado“.